Daleth González, caminantes universales

A veces, los escritos nos ayudan a mirar la vida con sus experiencias desde maneras distintas, con una nueva perspectiva, para ayudarnos a cambiar nuestros actuales patrones de referencia, ampliando al mismo tiempo nuestro pequeño mundo a medida que nos permite nuevas maneras de actuar.

Puede ser que en los relatos, al leerlos aparezcan pistas que nos ayuden a despertar lo que se durmió en nuestro interior, y veamos nuestra realidad con una nueva luz de enfoque mientras ponemos en marcha en el exterior lo que se refleja en el interior.

Aquí podrás leer pequeños trozos que contienen parte de tu verdad,

Cuando lo leas, intenta encontrarle tu parte interior, tu conocimiento oculto, como en un tratado de medicina práctica que te sirva para curar o aliviar esos males que sientes.

Pero tan solo serán un pasatiempo si los interpretas como algo externo, aunque también para ello fueron escritos.

Si no queremos que la mente y los pensamientos destructivos y negativos tomen las riendas de nuestra vida debemos aprender a domarlo.

Si cambiamos los patrones de nuestros pensamientos, cambiaremos el rumbo de nuestra vida.

Despertemos, el sueño llega a su fin, debemos poner nuestro cuerpo y nuestra mente en marcha, así como también lo hace nuestro planeta.

Debemos poner atención y hacer oídos sordos a quienes nos intenten llevar por el camino de la batalla con los otros seres humanos.

Que la Luz sea tu camino.

Espero aprender de tus experiencias y conocimientos (Daleth González)


lunes, 25 de octubre de 2010

Los angeles, buenos o malos?

Un ángel es un ser inmaterial creado presente en las creencias de muchas religiones cuyos deberes son asistir y servir a Dios.

Según las tres principales religiones monoteístas, los ángeles además actúan como mensajeros, ejecutando los juicios de Dios y sirviendo a los creyentes.

Desde este punto de vista, los ángeles son normalmente 



considerados como criaturas de gran pureza destinadas en muchos casos a la protección de los seres humanos.

En el cristianismo medieval, el término ángel hace referencia a la categoría más inferior de las nueve en que tradicionalmente se dividen los seres angélicos.


La rama de la teología que se ocupa de los ángeles se denomina angelología.


Otro modo de uso de la expresion es decir que una persona determinada "tiene Angel", esta expresion gramatical se utiliza en sentido metaforico para simbolizar suerte, virtud o una bendicion espiritual.


 Por ej.: "Juan Martin tiene Angel. Ese chico esta tocado con la varita magica"


Otro punto de vista dice que, un angel es un ser material, ya que no hay nada inmaterial, ni siquiera la luz es inmaterial.


Tradicionalmente, sobre todo en pintura, los ángeles han sido representados como seres alados (adaptado de la iconografía de Eros), aunque pueden ser espíritus invisibles o incluso simplemente rayos de luz que todo lo observan, que pueden aparecer en la Tierra no sólo como seres humanos sino también como animales o incluso objetos.


Posiblemente, para seres visionarios o en trance místico, las "alas" fueran el movimiento tenue o enérgico que visualizaban alrededor de sus apariciones y que, por una traslación a algo inteligible culturalmente, fue asimilado a "alas".


Aunque también cabe agregar el deseo del hombre al volar, y los Angeles siendo seres con forma humana perfecta, Dios les otorgo el don de volar por los cielos.


Ángeles en el judaísmo


Aunque los israelitas eran un pueblo monoteísta, vivían rodeados de otros pueblos de tradición politeísta cuyas creencias sin duda ejercieron un fuerte influjo sobre los judíos. 


Resultó entonces muy útil convertir a cualquier ser “divino” en un servidor del único dios que adoraban, formando así una “corte celestial”, similar a la de los reyes de esa época. 


Posiblemente por influencia mesopotámica (los israelitas fueron llevados cautivos a Babilonia desde el año 597 a. C. hasta el 538 a. C.), se empezó a representar a estos ángeles con alas. 


El influjo de la religión mazdeísta, basada en los principios del mal y el bien como explicación de todas las cosas, también contribuyó sin duda a configurar los ángeles como parte “del bien”, mientras que las potencias malignas encajaron de modo natural como “ángeles malos” (o ángeles caídos) y por tanto servidores del mal.


Desde muy pronto, a los ángeles se les atribuyó el papel de intermediarios entre la divinidad y los seres humanos, posiblemente porque su aspecto de “hombres con alas” parecía apropiado para moverse tanto en el ámbito divino como en el humano. Así, ya para los persas un ángel fue el encargado de revelar “la verdad” a Zoroastro. 


Este modelo se va a repetir una y otra vez en el judaísmo (por ejemplo el ángel Gabriel con Abraham), el cristianismo (ángel Gabriel con la Virgen María) y el islam (ángel Gabriel con Mahoma).


A lo largo de los siglos, los ángeles judíos van evolucionando, en un principio se los menciona como seres tan parecidos a varones humanos que podían ser confundidos con ellos, para ir luego paulatinamente tornándose más espirituales y cumpliendo funciones más especializadas (ángeles que solo sirven a la divinidad, ángeles mensajeros, ángeles que castigan, etc).

 
Los ángeles en la tradición cristiana parten de lo que se ha dicho sobre ellos en la religión judía; por tanto, son seres creados por Dios para su servicio, que actúan como enviados o mensajeros para los hombres de la tierra. 

La postura oficial de la Iglesia católica se fija en los concilios de Roma del año 745 y de Aquisgrán del 789, los cuales rechazaron el uso de nombres de ángeles, salvo aquellos citados en la Biblia: Miguel, Gabriel y Rafael.


La Iglesia ortodoxa y la Iglesia copta reverencian, no obstante, también a Uriel. 


Pero además existen muchas otras fuentes documentales y tradicionales que se refieren a otros ángeles, como Baraquiel, Alamiel, Letiel o Laeiel. 


En el Apocalipsis Nova de Amadeo de Portugal se mencionan a Uriel, Sealtiel, Jehudiel y Barachiel.


De acuerdo a los teólogos cristianos de la Edad Media, los ángeles están organizados en varios órdenes, o coros, angélicos. 


La clasificación más influyente fue creada por un autor desconocido cuyas obras nos han llegado atribuidas a Dionisio Areopagita, por lo que es conocido como Pseudo-Dionisio Areopagita, y expuso su doctrina angelológica en su libro La Jerarquía Celeste


Según esta obra, los nueve coros angélicos, agrupados en tres grupos, son serafines, querubines y tronos (primer grupo); dominaciones, virtudes y potestades (segundo grupo) y principados, arcángeles y ángeles (tercer grupo).


Los serafines están en la cima de la jerarquía y rodean el trono de Dios; son de color rojo y su atributo es el fuego. 


Los querubines simbolizan la sabiduría divina y son de color azul y oro. Los tronos representan la justicia divina y llevan toga y bastón de mando. 


El segundo grupo es responsable de los elementos naturales y de los cuerpos celestes. 


Las dominaciones llevan corona y cetro. 


Las potestades ordenan las operaciones que los espíritus superiores ejecutan en los inferiores; también llevan corona y cetro. 


Las virtudes se refieren a la Pasión de Cristo y llevan a veces flores o símbolos de María. 


El tercer grupo establece la relación con la humanidad. 


Los principados protegen a las naciones, los arcángeles son mensajeros de Dios y los de mayor autoridad, y los ángeles protegen a los seres humanos.


Las representaciones artísticas sobre ángeles en el cristianismo han sido extensas y variadas a lo largo de la historia, a diferencia de lo ocurrido en otras religiones.


 Generalmente se los ha representado casi siempre como niños, jóvenes varones, o seres asexuados de gran belleza, casi siempre rubios. 


Los primero ángeles paleocristianos toman figura humana, sin alas. 


A partir de la Edad Media, aparecen con alas que se ha convertido en el elemento más característico de su iconografía, durante este periodo no eran representados de forma aislada, a excepción de algunas obras de la pintura flamenca, italiana y española en las que aparece san Miguel Arcángel como "Juez de las Almas".


Es en el Renacimiento cuando los ángeles comienzan a ser pintados de forma individual, es entonces cuando aparecen los angelotes, influencia de los putti, que son niños desnudos con alas pequeñas. 


Todas estas prácticas se extienden durante el Barroco, donde también se populariza la cabeza, sin cuerpo, sostenida solo por las alas.


 La indumentaria de los ángeles suelen ser túnicas, en otros casos ropa litúrgica y en algunas ocasiones llevan vestimenta militar, incluida coraza.


La escuela sevillana de pintura, en especial Zurbarán y sus discípulos, contribuyó también de forma importante a la iconografía de los ángeles. 


Cuando los conquistadores españoles impusieron la religión católica a los habitantes de América, éstos encontraron en los ángeles unos sustitutos ideales para sus antiguos dioses, por lo que su culto llegó a ser muy popular, surgiendo, ya durante el Barroco, los ángeles arcabuceros, representados como soldados de lujosas ropas holgadas.


Aunque la tradición los suele representar como varones, los ángeles no tendrían sexo debido a que son espíritus puros, y éste ha sido discutido en múltiples Concilios.[3] 


Sin embargo, en algunos pasajes de la Biblia se declara su carácter masculino o femenino en el caso del libro de Zacarias en el capitulo 5.


En el Génesis (19:2), Lot dice a los dos ángeles que llegan a Sodoma “Mirad, señores; os ruego que vengáis a la casa de vuestro siervo, para pernoctar en ella y lavaros los pies. 


Cuando os levantéis por la mañana, seguiréis vuestro camino”. 


El texto original hebreo utiliza adonai, "señor".


En el Libro de los Jueces (13:6), un ángel anuncia el nacimiento de su hijo a la madre Sansón: 

“Ha venido a mí un hombre de Dios
Tenía el aspecto de un ángel de Dios muy temible. 
Yo no le pregunté de dónde venía ni me dio a conocer su nombre”. 

El original hebreo utiliza el masculino 'iysh, "hombre, varón".


En los Hechos de los apóstoles (12:7) se produce la liberación de Pedro de su prisión: 

“Un ángel del Señor se presentó, y el calabozo se iluminó; y golpeando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: 
Levántate pronto; y se cayeron las cadenas de sus manos”. 

El texto original griego utiliza aggelos, "mensajero", masculino.


En el Apocalipsis (15:6) se lee “y salieron del templo los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino puro, brillante, y ceñidos los pechos con cinturones de oro”. 


El original griego también utiliza aggelos.


En Zacarías (5:9) se hace referencia a los angeles como mujeres,

 "Yo levanté los ojos y tuve una visión. 
Había dos mujeres que avanzaban. 
El viento soplaba en sus alas: 
ellas tenían dos alas como las de la cigüeña, y levantaron el recipiente entre la tierra y el cielo

Como religión emparentada estrechamente con el cristianismo y el judaísmo, en el Islam también existe la creencia en los ángeles, que en lengua árabe reciben el nombre de ملاك , malāk (plural ملائكة , malā'ika), de la misma raíz que el hebreo מלאך , malākh o malāj.


La creencia en los ángeles es central en el islam, empezando por el que, según la tradición, fue el jefe de los ángeles, Yibril o Yibrail (Gabriel), quien se dirigió a Mahoma en nombre de Dios para dictarle su revelación, el Corán.


El Islam concibe a los ángeles como seres creados de luz y dedicados totalmente al servicio de Dios, por cuyo mandato realizan determinadas tareas, como introducir el alma en el cuerpo de los neonatos, recoger el alma de los que mueren, registrar determinados hechos de la vida o servir de mensajeros divinos. 


Como ejemplo de esto último, además de la revelación hecha a Mahoma y a los profetas anteriores por Gabriel, está la anunciación a Maryam Bint Dawud (la virgen María).


Según el Islam, los ángeles, al contrario que los seres humanos, no comen ni procrean, no están dotados de libre albedrío y no pueden cometer pecados. 


Pueden adoptar apariencia humana y generalmente se les describe como seres extraordinariamente bellos que poseen varios pares de alas, aunque pictóricamente se les suele representar con un único par.


La figura del demonio en el Islam que tendría en su forma auténtica seiscientas alas, aparece asociada a la de los genios, seres creados de fuego y no de luz, por lo que no es considerado como un angel caído.


El Islam no establece entre los ángeles jerarquías complejas como las que crearon los teólogos cristianos medievales. 


Hay cuatro ángeles que se consideran principales, Yibril, Azra'il, Mika'il e Israfil, todos ellos mencionados en el Corán salvo Azra'il, y otros ángeles menores. Yibril o Yibra'il (Gabriel) es el jefe de todos los ángeles y es también el mensajero de Dios para todos los profetas. 


Es el instrumento de la revelación no solo del Corán sino también de los Evangelios, los Salmos y la Torá a sus destinatarios respectivos.


Azra'il(Azrael) es el ángel de la muerte, encargado de que el alma humana abandone el cuerpo. 


La separación de alma y cuerpo puede hacerse de un modo más dulce o más violento dependiendo del comportamiento que haya tenido la persona en vida. 


Mika'il (Miguel) es el encargado de la lluvia y del trueno. 


Por último, Israfil (Rafael) es el encargado de dar la señal de la llegada del Día del Juicio, con la «trompeta de la verdad», y de sembrar las almas en sus cuerpos antes de nacer.


Entre los otros ángeles presentes en las creencias islámicas, podemos encontrar a Rakīb y Athīd, que registran las buenas y malas acciones realizadas por las personas a lo largo de la vida; 


Nakīr y Munkar, que interrogan a la persona que acaba de morir acerca de su fe; 


Radwān, el ángel responsable del Paraíso, 


así como Mālik lo es del Infierno; 


Hārūt y Mārūt, dos angeles de la magia; 


y Charrsk, conocido como ángel de luz y oscuridad, a cuyo cargo están diecinueve ángeles que administran los castigos a los condenados al fuego también aparece en el Cristianismo Antiguo como un arcangel neutro.


Otros ocho ángeles sostienen el trono de Dios.


Los ángeles buenos son los santos, los ángeles malos son los malignos, que la Biblia llama demonios, y los ángeles peligrosos son demonios que se disfrazan de ángeles buenos. 


Estos ángeles peligrosos han engañado a muchas personas de una cultura que ha abrazado la "angelmanía".



Los ángeles buenos El libro de Hebreos denomina a los ángeles "espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación" (Hebreos 1:14). 

Los ángeles nos ministran de diversas formas, y quisiera considerar algunos de sus ministerios, con ejemplos de la Biblia junto con algunas anécdotas modernas.


El Señor usa sus ángeles para sustentar físicamente a los suyos. 

Fue un ángel quien llevó a Elías pan y agua cuando huía de Jezabel, luego de su victoria en el monte Carmelo (1 Reyes 19:5, 6).


En 1944, la esposa de un pastor y evangelista de Suiza, Susie Ware, estaba sin un penique y oró: 

"Dios, necesito cinco libras de papas, dos libras de masa harina, manzanas, peras, un coliflor, zanahorias, chuletas de ternero para el sábado, y carne para el domingo". 

Pocas horas después, alguien golpeó a la puerta, y había un joven con una canasta, que dijo: 

"Sra. Ware, le traigo lo que pidió". 

Era exactamente por lo que había orado, hasta la marca exacta de masa harina que quería. 


El joven se alejó, y aun cuando el Reverendo y la Señora Ware observaron desde la ventana de su edificio, el hombre nunca salió. Simplemente desapareció.


A veces los ángeles brindan orientación para que los hijos de Dios podamos saber lo que Él quiere que hagamos. 

Un ángel apareció a José en un sueño y le indicó que tomara a María como su esposa y que llamara a su hijo Jesús (Mateo 1:20, 21).


Y fue un ángel quien dijo a Felipe adónde ir en sus viajes para que pudiera encontrarse con el eunuco etíope y guiarlo a Cristo (Hechos 8:26).


Mi amigo Lee experimentó la consolación de la orientación de un ángel cuando los demás hombres de su unidad del ejército lo estaban presionando para ir a visitar el distrito rojo. 


Mientras oraba pidiendo fortaleza, un mensajero invisible vino a él y le dijo, muy audiblemente a unos tres metros de distancia: 

"No tengas temor de ellos. 
No sucumbas. 
Yo te sostendré y te libraré".

El ministerio de los ángeles para nosotros puede incluir un poderoso aliento. 

Cuando Pablo y sus compañeros en el barco se encontraron en una tremenda tormenta y enfrentaban el naufragio, un ángel le apareció y le aseguró que no se perdería ninguna vida, y que él viviría para presentarse en el juicio ante César (Hechos 27:23).


La madre de una joven me dijo que, la noche antes de la cirugía de cáncer de su hija, una enfermera muy alta, con trenzas muy largas --una verdadera amazona-- le ministró toda la noche. 


Cuidaba de la niña con una fuerte pero afectuosa ternura, y hablaba a la mamá de cuán bueno es Dios. 


Cuando se fueron a su casa, la madre decidió escribir una nota de agradecimiento a la enfermera, y llamó al hospital para pedir su nombre.


Todos --aun la jefa de enfermería-- insistieron en que no había ninguna enfermera con esa descripción trabajando en el hospital. 


Ella cree que Dios envió un ángel para alentarla durante esa oscura noche.


Este mundo es un lugar peligroso, y los ángeles pueden brindar protección sobrenatural. Daniel 6 cuenta la historia de cómo un ángel cerró la boca de los leones cuando él fue arrojado en su jaula.


Una joven llamada Myra trabajaba en el ministerio urbano Teen Challenge, en Filadelfia. 


A una pandilla de la vecindad le gustaba aterrorizar a todos los que entraban al edificio de Teen Challenge, y hostigaban a Myra también.


Una noche, cuando estaba sola en el edificio con la pandilla golpeando la puerta, sintió que debía seguir tratando de alcanzarlos con el evangelio de Jesús. 


Al abrir la puerta, masculló una oración de protección. 


Los muchachos de pronto dejaron de gritar, se miraron entre sí, dieron la vuelta y se fueron. Myra no tenía la menor idea de por qué lo habían hecho.


Más adelante, cuando el personal logró construir relaciones con los integrantes de la pandilla, el director del ministerio les preguntó por qué habían dejado de amenazar a Myra y la habían dejado tranquila esa noche. 


Un joven tomó la palabra y dijo: 

"No nos animamos a tocarla cuando apareció su novio. 

El tipo tiene que haber tenido más de dos metros de altura". 


El director dijo: 

"No sabía que Myra tuviera un novio. 
Pero, igualmente, ella estaba sola esa noche". 

Otro miembro de la pandilla insistió: 

"No, lo vimos. 
Estaba justo detrás de ella, enorme y con su elegante traje blanco".

Otra joven, que volvía caminando a su casa del trabajo en Brooklyn, tenía que pasar junto a un joven que merodeaba cerca de un edificio. 


Tenía miedo; había habido ataques callejeros en la zona recientemente, y oró pidiendo protección.


 Tenía que pasar al lado de él y, si bien podía sentir que la miraba, él no se movió. Poco tiempo después de llegar a su casa, escuchó sirenas y vio luces de la policía. Al día siguiente, un vecino le dijo que una mujer había sido violada, en el mismo lugar y justo después de haber pasado ella al lado del joven.


Se preguntó si el hombre que había visto sería el violador, porque entonces ella podría identificarlo.


 Llamó a la policía y supo que tenían un sospechoso en custodia. 


Lo identificó en una rueda de reconocimiento y preguntó al policía:

"¿Por qué no me atacó a mí? 
Yo era tan vulnerable como la mujer que vino después".

El policía sintió curiosidad también, así que describió a la mujer y preguntó al sospechoso sobre ella. 

Él dijo:
"La recuerdo. 
Pero, ¿por qué habría de molestarla? 
Ella caminaba por la calle con dos tipos grandes, uno de cada lado".

A veces los ángeles rescatan a personas del peligro. 

Fue un ángel --si no el Ángel del Señor, que es el Cristo preencarnado-- que se unió a Mesac, Sadrac y Abed-nego en el horno de fuego, rescatándolos de las llamas (Daniel 3).


Mi amigo John me contó que él y un amigo estaban caminando por un vecindario difícil una noche cuando entre doce y quince pandilleros los atacaron. 


John recibió dos trompadas y cayó al suelo. 


Esperaba que lo robaran y lo golpearan severamente, pero no fue así. 


En cambio, escuchó una voz a unos dos metros de altura:

"Está bien, se han ido".

Miró hacia arriba y vio a su amigo, que ahora estaba misteriosamente a unos ocho metros de distancia, apoyado contra una pared con sus puños cerrados todavía, como listo para pelear. 


Pero no había ninguna pandilla. 


Simplemente desaparecieron. 


Y no había nadie al lado de John.


El ministerio de los ángeles guerreros atrapa la imaginación de una forma especial. 


El profeta Eliseo oró pidiendo que el Señor abriera los ojos de su siervo para que pudiera ver al poderoso ejército de ángeles de Dios protegiéndolos.


En la Alemania nazi, una madre llevó a su hijito, que nunca había ido a la iglesia, a un refugio de monjas que era conocido como seguro porque nunca había ocurrido nada malo ahí. 


En su primera noche, mientras todos los demás oraban pidiendo a Dios que los protegiera, el niño mantuvo los ojos abiertos. 


Luego del "amén", dijo a su mamá:

"¡Les llegaba hasta aquí!", señalando su esternón.

Cuando le preguntó que quería decir, contestó:

 "¡El desagüe les llegaba hasta aquí!".

Una enfermera preguntó:

"¿De qué estás hablando?".

Y él le dijo que había visto hombres llenos de luz cuidando cada rincón del refugio, tan altos que llegaban hasta el techo.


 El refugio estaba protegido por ángeles guerreros que solo podía ver un niñito.


¿Tenemos nosotros ángeles guardianes? 


La Biblia no provee una respuesta definitiva al respecto, si bien es cierto que el Señor Jesús dijo:

 "Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños.
 Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial" (Mateo 18:10). Y Salmos 91:11 promete:
"Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos".

Un día, cuando mi hijo era un bebé, me tropecé mientras lo sostenía, y salió volando de cabeza hacia una pared de ladrillos. No había nada que pudiera hacer para protegerlo, pero vi cómo se detuvo inexplicablemente a unos dos centímetros de la pared y cayó suavemente sobre la alfombra. Supe inmediatamente que la mano de un ángel había sido su colchón.


Estas son solo algunas de las historias entre miles acerca de ángeles que protegieron y rescataron a personas, tanto cristianas como no cristianas. 


Pero sigue surgiendo una pregunta persistente: 

¿Dónde están los ángeles cuando hay niñas violadas, cuando conductores borrachos chocan de frente un coche con adolescentes y personas malvadas hacen estallar edificios con cientos de inocentes adentro?

Los ángeles siguen estando ahí, y siguen ministrando en el dolor y la muerte. 


No solemos darnos cuenta del papel de los ángeles en medio de circunstancias horribles, porque su trabajo no se ve y a menudo no se siente.


Detrás de la pregunta:

"¿Dónde están los ángeles?",

está el problema muy difícil de por qué un Dios bueno permite el dolor y el sufrimiento. 


El libro de Job nos da dos perspectivas importantes sobre el problema del dolor: primero, cuando los desastres y el sufrimiento nos asaltan en el mundo físico, podría estar ocurriendo algo más grande e importante en el mundo espiritual que no se ve.


Segundo, Dios nunca da a Job una respuesta a su exigencia de saber "por qué". Simplemente dice:

"Yo soy el Señor soberano, que actúo de formas que tú no puedes entender. Solo tienes que confiar en que yo sé lo que estoy haciendo".

El hecho de que Dios esté en control, que Él permite el dolor y el sufrimiento por una razón, es la gran consolación que tenemos que recordar cuando parece como si los ángeles nos han abandonado. 


No lo han hecho porque Dios no lo ha hecho.


 Hay ángeles buenos, y hay ángeles malos. 


Todos ellos fueron creados como ángeles santos, pero aproximadamente un tercio de ellos se rebelaron contra Dios y cayeron de su posición sin pecado. 


Satanás, el líder de estos demonios, o ángeles impíos, es un mentiroso, un asesino y un ladrón (Juan 10:10). 


Él odia a Dios y odia apasionadamente a los hijos de Dios. 


La Biblia nos dice que merodea, como león rugiente, buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8).


 Tenemos que recordar que Satanás y todos los demonios son sobrenaturalmente brillantes, y que Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Corintios 11:14).


Es esta simulación como ángeles santos que está detrás del furor actual por los ángeles en nuestra cultura. 


Si bien hay varios libros cristianos maravillosos disponibles que relatan historias de ángeles santos que ayudan a personas, hay muchos libros, publicaciones y seminarios que están llenos de la decepción demoníaca de la peor clase. 


Porque cuando uno comienza a hablar con los ángeles, termina tratando con demonios.


El enemigo de nuestras almas está usando una nueva versión de una vieja mentira, explotando el interés actual en los ángeles para atraer a los que no tienen conocimiento o discernimiento. 


Gran parte de la angelmanía actual es simplemente filosofía de la Nueva Era, que es, en realidad, un panteísmo pasado de moda. 


El panteísmo es la creencia de que todo --un Dios impersonal así como cada parte de la creación-- es una gran unidad. 


Todo es uno, Dios es uno, nosotros somos Dios --y la filosofía de la Nueva Era agrega la reencarnación a la mezcla también.


Usted sabe que está con "ángeles peligrosos", o demonios que se hacen pasar por ángeles de luz y santidad, cuando ve o escucha estas expresiones:


1. Tener contacto o comunicarse con ángeles.


Hay ahora libros disponibles con títulos como Ask Your Angels (Pregunta a tus ángeles) y 100 Ways to Attract Angels (100 formas de atraer a ángeles)


Pero la Biblia no da ni permiso ni antecedentes para contactar a ángeles. 


Cuando las personas comienzan a llamar a ángeles, no son ángeles santos quienes contestan. 


Son demonios, que se disfrazan de ángeles buenos ante personas que no saben cómo distinguirlos.


2. Amar a nuestros ángeles, orar a nuestros ángeles.


Algunos autoproclamados "expertos en ángeles" indican a sus seguidores que amen a sus ángeles y que los convoquen para tener salud, sanidad, prosperidad y guía. 


Pero los ángeles son siervos de Dios, y toda esta atención y énfasis y gloria deben ir a Dios, y no a sus siervos. Dios dice: 

"A otro no daré mi gloria" (Isaías 42:8). 

La Biblia no hace ninguna mención de amar a ángeles, sino solo a Dios, a su Palabra y a las personas. 


Y nunca nos dice que oremos a los ángeles, sino solo al Señor mismo.


3. Instrucción, conocimiento o perspectiva de ángeles, especialmente los que tienen nombres.


Algunos maestros de ángeles están diciendo que los ángeles se están esforzando mucho por contactarnos, para poder darnos un conocimiento más profundo de lo espiritual..


 Invariablemente, este "conocimiento angélico" es una mezcla de verdad y mentiras, y nunca resiste la verdad absoluta de la Biblia.


Hay cuatro nombres de ángeles que aparecen reiteradamente en la literatura angélica: Miguel, Gabriel, Uriel y Rafael. Miguel y Gabriel son los únicos ángeles mencionados por nombre en la Biblia. 


Los otros dos aparecen en el apócrifo Primer libro de Enoc, que incluye un relato fantasioso de las acciones de estos cuatro seres. 


 en realidad hay dos otros ángeles nombrados en la Biblia: Apolión, el ángel del abismo, en Apocalipsis 9:11, y Satanás, que es un ángel malvado y caído. 


Quienes dicen que transmiten enseñanzas angélicas contemporáneas están en realidad canalizando información de demonios.


4. Conocimiento especial o enseñanzas de ángeles.


Naomi Albright distribuye enseñanzas sobre los significados profundos de los colores, números y letras del alfabeto que dice ser "conocimiento recibido de arriba y puesto de manifiesto con mayor detalle por el Alto Maestro Angélico Sheate, la Maestra Señora Cassandra y el Ángel Carpelpous, y el Ángel Maestro, Uno en Alto".


Estos mismos seres dijeron a la Sra. Albright que enfatizara dos enseñanzas principales: 

primero, que Dios acepta todas las religiones y, segundo, la reencarnación. 

Estas dos enseñanzas aparecen constantemente en gran parte de la literatura angélica de la Nueva Era, lo cual no debería sorprendernos, ya que son mentiras heréticas que vienen del fondo del infierno, que es de donde vienen los demonios que alimentan estas mentiras a los maestros.


Otras enseñanzas sobre ángeles es que todo es parte de Dios (panteísmo); que el iniciado está apartado de los demás por el conocimiento "profundo" que dan los ángeles (esta es la atracción básica del ocultismo); y que, con el tiempo, el que busca el contacto con estos ángeles será visitado por un Maestro Ascendido o un Ángel Brillante (que es un encuentro personal con un demonio).


Tenemos que recordar que los ángeles de Dios no son maestros. 


La palabra de Dios dice que son mensajeros --es lo que significa la palabra "ángel"-- y nos ministran. 


Dios nos ha revelado todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3), así que todo conocimiento oculto que tratan de impartir seres espirituales es, por naturaleza, ocultista y demoníaco.


5. Divinidad humana


El mensaje de los ángeles peligrosos es que tenemos que reconocer que somos uno con lo divino, somos divinos . . . somos Dios. 


En el libro de Karen Goldman, The Angel Book: A Handbook for Aspiring Angels (El libro de los ángeles: 

Un manual para ángeles aspirantes), dice cosas como: 
"Los ángeles no caen del cielo; emergen desde adentro".  

Y: "Todo el propósito de la vida es conocer tu Ser Angélico, aceptarlo y serlo. 

De esta forma experimentamos finalmente la verdadera unidad".

El siguiente trozo de basura herética fue canalizado por un demonio que se hizo pasar por un ángel llamado Daephrenocles: 

"La asombrosa luz de los Ángeles, de los elohim a los Arcángeles a los Devas y Espíritus de la Naturaleza, están todos llevándote a darte cuenta de que eres magnífico; tú eres divino ahora y divino primero".

Gran parte de la literatura angélica se refiere al "ángel interior". 


Pero los ángeles son una parte separada de la creación. 


Fueron creados antes del hombre como un género diferente. 


No están dentro de nosotros. 


A pesar de la película "It's a Wonderful Life" ("¡Qué bello es vivir!"), cuando escuchamos el sonido de una campana no significa que un ángel está obteniendo sus alas. 


Tampoco las personas buenas, especialmente los niños, se convierten en ángeles cuando mueren. 


Seguimos siendo seres humanos; no ángeles, y ciertamente no Dios.


Lo que nuestra cultura necesita, en respuesta al furor de los ángeles, es un fuerte discernimiento construido sobre el fundamento de la palabra de Dios.


 Tenemos que recordar, y compartir con otros, tres verdades acerca de los ángeles:


1. El ministerio de los ángeles santos nunca contradirá la Biblia.


2. Las acciones de los ángeles santos siempre serán consistentes con el carácter de Cristo.


3. Un encuentro genuino con un ángel santo glorificará a Dios, no al ángel. 


Los ángeles santos nunca atraen la atención hacia ellos. 


En general, hacen su trabajo y desaparecen.


Es muy cierto que muchos "sin  saberlo, hospedaron ángeles" (Hebreos 13:2). 


¡Pero tenemos que asegurarnos de hospedar la clase correcta de ángeles!


para un nuevo comienzo cuento contigo, busca aquí la manera de participar 



conecta conmigo en las redes sociales, DalethGonzalez


aquí podrás leer   el despertar del individuo 



caminantes universales


Entra en LaBlogoteca a valorar este blog

daleth gonzalez-
terapeuta natural y transpersonal-
euskadi
+34 616515829

Etiquetas

2011 (1) 2012 (2) 21/12/12 (1) 3 dias de oscuridad (1) abdomen (1) abrazos (2) abundancia (1) abuso (1) aceite (1) aceptacion (1) aceptate (1) acompañante (1) actividad solar (1) adaptarse (6) adn (2) adversidad (1) afecto (1) agradecer (4) agua (2) aguila (1) alacran (1) alcion (1) alegria (2) alerta (2) alimentos (7) almas (4) alquimistas (2) amistad (4) amor (4) amorosos (4) angel de la guarda (1) angeles (2) animales (1) anterior (1) antiguos (1) anunnakis (1) año (1) año chino (1) apariciones (1) apertura mental (5) apocalipsis (1) aprender (1) aralar (1) árboles (2) area 51 (1) armonia (1) arqueologia (2) arroz con genes humanos (1) arte (1) asamblea (1) asamblea general (1) atardecer (1) avanzar (1) avion (1) ayuda (2) bambú (1) barco (1) barqueros (1) belleza (1) Benjamín (1) besos (3) binario (1) blanca (1) blasfemar (1) bloqueos (8) buenos (2) caballo (1) cabello (1) cabra (1) caidos (1) calcio (2) calendario (4) callar (1) cambio (12) cambios (1) camino (7) cancer (4) caos (1) capitalismo (1) caracter (1) caricia (3) cartas inwo (1) casa (1) cataclismos (4) celulas (1) cementerio (1) chamanes (1) ciclos (5) cielos (1) ciencia (5) círculos (1) circulos en la cosecha (1) ciudad (1) coca cola (1) coches (1) codicia (1) cometas (2) compañia (2) comunicacion (1) conciencia (2) concincia (2) confianza (1) confirmacion vida extraterrestre (2) conocernos (1) conocimientos (9) contacto con los muertos (2) contactos (1) contemplacion (1) control (21) corazon (2) cordoba (1) cordura (1) cosmos (4) craneos alargados (1) crear (2) creencias (4) crisis economica (2) criticas (1) cruz (1) cuántica (2) cuarta dimensión (1) cuento (8) cuerpo (6) curar (1) curiosidades (1) Daleth Gonzalez (2) dama (1) decisiones (5) demora (1) depuracion (1) derroche (1) desaparecidos (2) descubrimiento (1) despertar (6) destino (4) destruir (3) dieta (1) dificultades (3) dimensiones (1) dinero (2) dios (2) dioses (4) disolucion (1) dolor (4) e-coli (1) ego (1) el infierno (1) elegir (3) elenin (1) eliminar (1) elite (1) empresas (1) enemigos (4) energia (8) enfermedad (6) enfrentamientos (2) enseñantes (1) entrevista (2) equilibrio (4) erupción volcánica (1) esclavos (5) esencia (1) espacio (3) especie (1) espejo (1) espera (1) espinas (1) espiritual (4) estética (1) estrella azul kachina (1) etapa (1) euskera (1) evolucion interior (7) evolución interior (1) exito (1) exoterreno (1) experiencia (10) experimentos (3) expresar (2) extraplanetarios (5) extraterrestres (6) fallecimiento (2) familia (1) fantasma (1) farsa (5) felicidad (8) feng shui (2) fidel castro (1) fiestas (1) fin de año (1) fin de los dias (1) flores (3) flote (1) fluidez (1) fondo (1) frases negativas (2) frecuencia (1) frustracion (1) fuego (1) fumigacion (1) futuro (3) galaxia (4) gallina (1) gasolina (1) gastos (1) gaviota (1) gimnasio (1) goate (1) gobiernos (14) gobleki tepe (1) grasa (1) graviola (1) gripe aviar (1) grupo (1) guanábana (1) guardines (1) guerras (4) guerreros (2) Gustav (1) H1N1 (1) Hadas (3) HALLOWEEN (1) hechos (1) hendaya (1) henna (1) hipertension (1) historia (2) hogar (2) hogueras (1) holograma (1) holón (1) hopi (1) hospital (1) humanidad (6) humildad (1) i (1) ideas negativas (3) identificarse (2) ignorancia (3) iluminados (4) imágenes (1) implicacion (1) importancia (1) impuros (1) incendio (1) inestabilidad geomagnética (1) iniciacion (1) iniciadores (1) injusticia (1) integridad (1) intercambio (1) interdimensionaL (1) invasion alienigena (1) investigacion (1) jesucristo (3) Jesus (2) juan de jerusalem (1) juan salvador gaviota (1) jupiter (1) juventud (2) karma (1) Kendu (2) laboratorios (1) lago (1) leche (3) ley universal (4) leyendas (11) libertad (3) libro (1) libros sagrados (1) llamadas (1) llanto (1) lobos (1) logros (1) lucha (2) luminaria (1) luna (1) luz (9) ma champaka (1) madre tierra (2) maestra (1) magdalena (1) magia (1) magnetismo (1) maldecir (1) malos (1) manchas solares (1) mantram (2) manuscritos (1) maremoto (1) mas alla (2) matar (1) mayas (8) mecanicos (1) medicina natural (3) medios de comunicacion (2) meditacion (1) memoria (1) menopausia (1) mente (2) mentir (2) mentira (4) metas (1) microchip (1) miedo (2) misterio (6) mitos (6) momias (1) mono de fuego (1) muerte (5) muertos (2) mundo (1) murmurar (1) musica (2) naciones unidas (1) nasa (3) naturaleza (11) nazaret (1) neutrinos (1) niños (1) no (1) noche de san juan (1) nochevieja (1) nuevo orden mundial (3) numerologia (1) objetivos (2) ocultacion (1) odio (1) oidos sordos (4) oliva (1) olvidar (1) ONU (1) oportunidad (4) organismo (2) orgullo (1) oscuridad (6) otxate (1) ouija (1) ovni (5) paciencia (2) padre (1) palabra (2) palabras necias (2) pandemia (3) panga (2) papa (1) Parravicini (2) pasado (1) paz (4) pensamientos (3) perdida (1) perfeccion (2) perorgullo (2) perros (1) personas (4) pilares (1) piramides (1) pisadas (1) placas tectónicas (1) plagio (1) planear (1) planeta (5) planta (1) pleyades (2) poder (4) polaridad (2) por que (1) porcino (1) precio (1) preocupacion (1) prepotencia (3) presencias (1) presente (4) previsiones. predicciones (1) prisciliano (1) problemas (1) profecias (10) PROFECÍAS (1) properidad (1) protestar (2) puerta (1) quejarse (6) radiactividad (2) raza (1) realidad (2) redes sociales (1) reencarnacion (1) regalo (1) relaciones (2) relatos (1) religion (5) religión (1) resentimiento (2) respetarnos (5) respuestas (2) resurreccion (1) revolucion (1) riqueza (1) rituales (2) robar (1) roca (1) Rockeller (1) rollos del mar muerto (1) rosas (2) rostro (1) ruidos planeta (1) ruina (1) rupestre (1) sabiduria (6) salida (1) salud (19) sanadores (1) sanar (2) santiago (1) santurario (1) satanas (1) satelite (1) sectas (1) sentimientos (4) ser (2) silencio (3) sociedad (1) sol (4) Solari (1) soledad (1) solsticio (1) soltar (1) solucion (2) sonidos (1) sonrisa (3) sopas de sobre (1) soursop (1) sucesos (1) sueño (1) sueños (3) sufi (1) sufrimiento (1) sumerio (1) taquiones (1) tecnologia (1) telefono (1) temor (1) tension (3) teoria (3) terremoto (2) tesla (1) tiempo (5) torbellino (2) tormenta (1) tóxica (1) toxinas (1) trabajo (6) tradiciones (4) tranquilidad (1) transformacion (6) transmutar (3) trigo (1) tronos (1) troya (1) tu (1) tumores (1) tv (1) ufo (3) universo (6) vacunas (1) valor (1) valores (3) vaticano (1) venenosa (2) venus (1) verichip (1) viajar (1) vibracion (2) vida (24) vida tras la muerte (4) vidas (1) viento (2) visitantes de otros planetas (1) vitalidad (1) vivir (3) volar (1) voluntad (1) voz (1) wilileaks (1) zen (1)